Imaginarios Asépticos es un proyecto de investigación que explora el conjunto de relaciones y analogías entre espacio museístico y espacio clínico (sus características arquitectónicas y relacionales), así como el análisis del conjunto de normas higienistas que los sostienen. Este planteamiento nos permiten reflexionar acerca de la tarea curatorial, devolviendola a su acepción original: la que la relaciona con la cura y el cuidado; imaginar otras formas de hacer arte más allá del cubo blanco y abrir debates acerca de la creación de nuevas institucionalidades que se aborden como espacios cálidos y abiertos . El proyecto se enmarca en el proyecto europeo «Expérimenter une Transformation Institutionnelle» que realizamos en colaboración con Idensitat y La Escocesa .

Grupo de conversación y sus constelaciones:

Justamente en un momento en el que la crisis de los cuidados, la vulnerabilidad de nuestros cuerpos y la importancia de nuestros vínculos se hace radicalmente extrema y patente, se vuelve necesario repensar tanto la institución clínica como más allá de ella.

Hemos empezado reunirnos periódicamente con Irati Irulegi (Idensitat) y a compartir lecturas entre nosotras para imaginar otras formas de pensar el espacio clínico y los cuidados, para rescatar otras formas de cura invisibilizadas a lo largo de la historia , para reflexionar sobre quiénes están (más allá del espacio médico) realizando las tareas de cura (de menores, mayores, diversas funcionales), cómo reacciona la cultura ante la crisis actual

A lo largo de estos días de confinamiento compartimos con vosotra, un archivo documental, una constelación de reflexiones , citas, imágenes, libros, voces, esquemas para seguir pensando juntas, aunque desde lejos, e imaginar otros escenarios posibles… Retomando Maria Puig de la Bellacasa en Pensar con cuidado, frente a la higienización de los afectos en la escritura académica proponemos un estilo de escritura-con como forma de cuidado.

Lo que me fascina a la hora de proponer un estilo de escritura-con como patrón del pensamiento con cuidado, no es tanto el quién o qué se aspira a incluir y representar en un texto, como aquello que genera: cómo se crea de hecho un colectivo y se puebla un mundo. En lugar de reforzar el yo de una figura de pensador solitario, la voz de ese tipo de texto parece repetir: «no estoy sola». Hay muchas, muchas otras. El pensamiento-con fortalece el trabajo del pensamiento, apoya la singularidad mediante las contingencias situadas en las que se inspira, y promueve con su alcance el potencial infeccioso, su confirmación de interdependencias que invariablemente son más-de-una. Escribir-con es una tecnología práctica que se revela a la vez como descriptiva (inscribe) y como especulativa (conecta). Construye relación y comunidad, es decir, posibilidad. Esta forma de relación no habla de crear «uniones» o «yuxtaposiciones». Estos caminos siguen la relación como «algo que pasa entre [las dos] y que no es ni una ni otra».

IMAGINARIS ASÈPTICS